PROYECTOS / Acciones Misioneras y Pastorales

3 de Octubre de 2019

La presencia de Don Bosco en el norte de Neuquén es muy valorada por la población local, que resiste las dificultades con orgullo por su tierra.

Desde la ciudad de Chos Malal, en el norte de la provincia de Neuquén, la comunidad misionera salesiana recorre más de 250 km hacia el norte y 150 km hacia el sur con el fin de acompañar a las poblaciones de parajes aledaños.

Estos son alrededor de 25 pueblos y caseríos dispersos, en los cuales viven familias en condiciones de aislamiento y que se sostienen gracias a economías de subsistencia, lo que las lleva a padecer carencias materiales. A estas dificultades se suma un clima riguroso, con temperaturas muy bajas en invierno y veranos calurosos y secos.

Los pueblos y parajes de esa zona de influencia de la Misión salesiana están habitados por comunidades de pueblos originarios, principalmente de ascendencia mapuche, y por familias criollas, que conviven armónicamente entre sí y con su tierra.

El orgullo por su lugar es una sensación que se contagia entre los pobladores, a pesar de que la situación de vulnerabilidad y la falta de oportunidades para estudiar, trabajar y vivir dignamente obligue a muchos jóvenes a emigrar en busca de un futuro mejor.

En este punto la presencia de Don Bosco a través de los misioneros es muy valorada. La acción salesiana hace hincapié en acompañar a chicos, chicas y jóvenes para que encuentren un horizonte de sentido en sus vidas y se comprometan con su comunidad.

Si bien las distancias entre los pueblos son grandes y los caminos complejos – de piedra y ripio, llamados “pedreros” – jamás falta la visita casa por casa por parte de los misioneros. En esos encuentros se comparte un mate, la Palabra y miles de historias.

Es que la vida tiene mejor color si es compartida. Esto se acentúa en regiones donde el día a día se topa con obstáculos difíciles de sortear. Por eso Don Bosco, a través de los misioneros salesianos, se hace presente donde más se necesita, allí donde nadie llega.