PROYECTOS / Acciones Misioneras y Pastorales

3 de Septiembre de 2019

En la región de Junín de los Andes, los misioneros salesianos acompañan a comunidades en situación vulnerable que viven en parajes aislados.

Alejadas de los centros urbanos, muchas comunidades criollas y de pueblos originarios viven distribuidas en numerosos parajes rurales. La vida en ellos implica superar diariamente grandes dificultades, como el aislamiento, la falta de oportunidades, los climas extremos y las carencias económicas.

En la zona de influencia de Junín de los Andes, esta realidad atraviesa a muchas familias criollas y mapuches de pequeñas poblaciones aledañas a dicha ciudad. Y allí se hace presente Don Bosco.

Misioneros y misioneras salesianos comparten la vida y la fe con las comunidades, ayudándolas a vencer el aislamiento y la soledad. Además de visitar las casas, los misioneros diariamente trasladan personas a sus comunidades, brindan su colaboración en trámites y tareas diversas, y acompañan a quienes padecen problemas de salud.

También comparten la Eucaristía y encuentros religiosos, así como celebraciones comunitarias. La obra misionera implica una acción evangelizadora inculturada, basada en el respeto, defensa y revalorización de las tradiciones locales.

Cumpliendo el sueño que tuvo Don Bosco, los misioneros acompañan especialmente a los jóvenes. Lo hacen con propuestas recreativas como oratorios y con opciones educativas, como es el caso de escuelas y el Centro de Mano de Obra Especializada (CEMOE). Este último incluso funciona como Hogar para chicos y chicas que provienen de pueblos alejados.

Los jóvenes también son protagonistas desde la acción solidaria. Muchos estudiantes de la escuela San José Obrero de Neuquén e integrantes del Grupo juvenil Ven y Verás del Domingo Savio de Gral. Roca brindan su tiempo y conocimientos en experiencias de voluntariado.

Los misioneros recorren alrededor de 4500 kilómetros por mes. Sin horarios, días libres ni descanso, acompañan a quienes más lo necesitan. Don Bosco, a través de la acción misionera, está donde nadie más lo hace.