NOTICIAS / Emergencia Covid-19

30 de Julio de 2020

“Ya había necesidad, pero ahora hay más”


En la capital de Chaco el compromiso de la comunidad salesiana está siempre con los más pobres.

El oratorio salesiano de la ciudad de Resistencia, Chaco, está conformado por voluntarios jóvenes y adultos que, en tiempos habituales, cada semana recorren las barriadas para proponer a los chicos una experiencia de casa, escuela, patio y parroquia. El resultado: niños y niñas más felices, que crecen aprendiendo a superar las diversas circunstancias de la vida con una sonrisa.

La pandemia del coronavirus se esparció sin reconocer clases sociales, sobre todo en esta provincia. Pero la falta de trabajo y alimentos se ha sentido especialmente entre los más pobres. Interpelados por esta difícil realidad y comprometidos con sus valores, los miembros de la comunidad salesiana de Resistencia se dispusieron a acompañar a las familias más vulnerables.

La campaña solidaria comenzó el 29 de marzo y continúa vigente. Las familias de barrio Toba, Don Bosco, Villa Río Negro, asentamiento Zampa y La Rubita son destinatarias de las donaciones obtenidas del Banco de Alimentos local y otras organizaciones, empresas y comunidades. El pasado 11 de julio fueron 27 los hogares beneficiados.

Los voluntarios se encargan de recibir, racionar y repartir los recursos que son, sobre todo, alimenticios. “Ya había necesidad, pero ahora hay más”, cuenta Julián.

Esta Casa salesiana no ha dejado de prestar su servicio, que no es otro que la contención y el acompañamiento: “La solidaridad está en nuestra esencia”, afirma Juan, otro de los voluntarios. Con creatividad, se inventan nuevas formas de estar juntos.

Fuente: donbosconorte.org.ar


,

Otras Noticias