PROYECTOS / Acciones Misioneras y Pastorales

5 de Noviembre de 2018

Seis hermanas religiosas acompañan a las familias de Andacollo y Zapala. Una vida de entrega desde la fe con una convicción: nadie está solo.

Misión salesiana entre las familias de Andacollo y Zapala

Seis hermanas religiosas acompañan a las familias de Andacollo y Zapala. Una vida de entrega desde la fe con una convicción: nadie está solo.

Andacollo y Zapala son dos ciudades en Neuquén entre las cuales hay muchas localidades de menor tamaño. A los pobladores de la región, que se dedican principalmente a la ganadería, los caracteriza una vida humilde con fuerte identidad comunitaria.

Las distancias entre una población y otra, el clima hostil, caminos difíciles y la escasez de recursos vuelve difícil la comunicación y el contacto entre las comunidades que, como consecuencia, quedan aisladas. Por eso es muy importante la presencia de los misioneros y misioneras.

Seis hermanas religiosas comparten la palabra de Dios en su visita casa por casa y prestan especial cuidado a niños, niñas y jóvenes, a las familias más carenciadas y a los enfermos. Están atentas a sus problemas cotidianos y les transmiten esperanza, siempre sostenida en acciones diarias.

Las misioneras se integran en la vida de las comunidades y junto a ellas buscan la promoción y defensa de los valores de su cultura. Las celebraciones religiosas y comunitarias tienen un lugar destacado en cada poblado, donde es central la acción común.

A raíz de eso es que fueron surgiendo talleres y encuentros de formación. En ellos jóvenes y adultos reflexionan para encontrar respuestas intelectuales y materiales que les permitan impulsar transformaciones positivas en sus propias comunidades.

Con ese objetivo también se trabaja continuamente para sostener las opciones educativas y formativas para el presente y el futuro. Educación formal, propuestas recreativas y acciones pastorales se entrelazan con vistas a la promoción humana y espiritual de cada persona.

En Andacollo, Zapala y los más de 25 parajes de la región la humildad se percibe en dos sentidos: en las carencias económicas e infraestructurales y en el estilo de vida. Desde éste último, brindándose cada uno en lo que es y lo que sabe, es como construyen día a día un futuro mejor, a nivel personal y para la comunidad. Las misioneras los acompañan y caminan cada paso a su lado.


,

Otras Noticias