PROYECTOS / Acciones Comunitarias

3 de Diciembre de 2019

Si hay chicos y chicas sonriendo, jóvenes aprendiendo, educadores/as y voluntarios/as colaborando, entonces estamos en el Centro Don Bosco de Tucumán.

En este espacio salesiano siempre se está haciendo algo: niños, niñas y jóvenes disponen de una multiplicidad de propuestas que comparten con salesianos, educadores/as y voluntarios/as.

Desde temprano en la mañana muchos chicos y chicas llegan con una sonrisa porque saben que los espera un reconfortante desayuno, necesario para cargar energías que permitan realizar las tareas del día.

Muchos de ellos luego se van sumando a talleres en los que aprenden nuevas prácticas a partir de crear con sus propias manos. Arte, música, cocina y manualidades son algunas de las tantas opciones en las que participan.

Los educadores y educadoras del centro también ayudan a los jóvenes a sostener la regularidad y el desempeño educativo, a través de apoyo escolar y un taller de asistencia pedagógica, además de incorporar a muchos de ellos en el colegio salesiano Tulio García Fernández.

Junto a la educación y la alimentación, otro aspecto clave en la vida de cada joven es la recreación. Es por eso que se acompaña y alienta a que participen en clubes deportivos, incluso brindándoles muchos de los materiales que necesitan y garantizando su traslado.

Un almuerzo completo y una merienda nutritiva completan la propuesta de esta Casa que se sostiene de lunes a sábados, días en que abre sus puertas.

Si bien los destinatarios primordiales son niños, niñas y jóvenes, también hay opciones para adultos, quienes pueden terminar sus estudios y capacitarse en oficios. El objetivo es que todas las personas que participan de este espacio puedan reforzar sus capacidades, completar su formación y construir opciones para su futuro.

La propuesta de la Casa está orientada a un sector de la población que vive con problemáticas sociales como carencias económicas, desempleo, hacinamiento en viviendas precarias y falta de acompañamiento familiar a los menores.

Este espacio salesiano es muy valorado por la comunidad, producto de años de acompañamiento y apoyo a niños, niñas, jóvenes y adultos. En Tucumán, las oportunidades tienen el nombre de Centro Don Bosco.


,

Otras Noticias